ANALITYCS

martes, 1 de mayo de 2012

CAMBIAR

Todavía hay mucha gente que cree que uno es como nace y que es imposible cambiar. Nada más lejos de la evidencia científica: hay aspectos determinados genéticamente desde que nacemos, sin embargo, en cuanto a conducta, comportamiento o manera de ser, se ha demostrado que incluso éstos se pueden cambiar en función del entorno y de las circunstancias que a la persona le toca vivir.
Por lo tanto, el cambiar siempre es posible. La única condición indispensable es ser consciente cada uno de qué aspectos, comportamientos o conductas queremos cambiar, plantearse el porqué y después incidir en ese cambio con la frecuencia y voluntad necesaria para que el cambio se dé y nos creemos un nuevo hábito, tanto de comportamiento como una actitud.
¿Se imagina usted que no pudiéramos decidir los humanos qué queremos ser, hacer o sentir en un determinado momento? Esa es una de nuestras grandes bazas para ser felices, la capacidad de decidir qué actitud queremos tomar ante determinado evento o circunstancia y en función de eso cambiar aquéllo que nos cause infelicidad. El cambio está en cada uno de nosotros. Somos poderosos en ese sentido. No hay fórmulas mágicas ni milagros que valgan. Hay que perseverar, armarse de fuerza de voluntad, ser tenaces y tener en cuenta que cambiar, aunque a veces dé miedo y suponga asomarse a un abismo en el que sentimos mucho vértigo, va a ser para mejor.
Cualquier hábito aprendido puede desaprenderse y cambiarse por otro más efectivo que nos dé más bienestar y mejorar así nuestra vida. Así que lo único que se necesita es saber qué quiero cambiar, por qué y ponerse manos a la obra. Nada hay más positivo que ser dueños de nuestra vida y decidir el cuándo, el cómo y el porqué.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...