ANALITYCS

domingo, 12 de octubre de 2014

SIMPLEMENTE, HAZLO

Invertimos mucha energía en empezar a hacer nuevas cosas que muchas veces quedan en nada. Cada cambio de estación, nos proponemos empezar a hacer deporte, apuntarnos a un gimnasio o iniciar otras actividades que vamos dejando aparcadas según pasan los días.
Nos proponemos, “ tengo que…”, pero el “tengo qué” se convierte en “no soy capaz de…”, como si alguna fuerza misteriosa nos impidiera llevar a cabo eso que sabemos nos va a proporcionar bienestar.
Es como si, en ocasiones, no fuéramos capaces de tener la fuerza de voluntad para hacer algo que sabemos nos va a beneficiar.
Les propongo que para hacer aquello que sabemos nos viene bien y pasemos a la acción, sin postergar y sin caer en imposibles, empiecen por pensar así:
- Renuncie al pasado, tanto a cosas como a personas que no le convienen. El pasado es historia y todo cambio supone mirar al mañana y centrar toda nuestra energía en el día de hoy y en el futuro próximo.
- Deje de rumiar pensamientos acerca de lo que debería haber sido y no es. Asuma que lo que es, es: pérdida de trabajo, fin de una relación afectiva… etc.
Asumir significa no dramatizar y proponerse seguir adelante.
- Recuerde: no es el fin del mundo. Tendrá que aguantar momentos de tristeza y malestar, así es la vida, pero, sin duda, será capaz de seguir adelante.
- No se autocompadezca. La vida es difícil para todos. No se sienta el ser más desgraciado del mundo, porque no lo es. Los momentos malos son simplemente eso, momentos malos, es el precio que todos los seres humanos pagamos por vivir.
- No se quede de brazos cruzados esperando a que las cosas ocurran: persiga lo que quiere y defina sus objetivos. Láncese a por ello.
- Recuerde que la suerte no existe y que las personas consiguen lo que quieren a base de luchar y luchar, de seguir, a pesar de las adversidades y de implicarse en la vida.
- Al terminar el día piense en todo lo que ha habido de bueno en él. No se centre solo en lo que no ha conseguido, sino en todo lo que ha hecho y ha ido bien. Equilibre el pensamiento y no caiga en extremos, piense en matices de grises.
- Valórese: usted es el artífice de su vida y su bienestar depende de usted. Prémiese y háblese con respeto y cariño, como hace con los demás. Usted es de vital importancia... para usted mismo. No lo olvide.

www.diazbada.com
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...