ANALITYCS

sábado, 3 de septiembre de 2016

AVANZAR A PARTIR DE LO QUE TIENES

Nos quejamos de nuestra mala suerte y de que carecemos de tal o cual oportunidad, y decimos que si las cosas fueran diferentes actuaríamos y seríamos de otra manera.

A veces, incluso, soñamos despiertos pensando que si me hubiera pasado como a esa otra persona seríamos inmensamente felices o hubiera conseguido hacer aquello que tanto ansío.

Pero, con frecuencia, tal argumentación interior, además de ser falsa, lo único que sirve es para justificar nuestra inacción y quedarnos atascados en una autocompasión y en una falta de iniciativa que nos priva de muchas posibilidades de cambio.

Asumir que somos lo que somos, y que tenemos las circunstancias que tenemos, lleva a que lejos de estar lamentándonos y fijándonos en el otro y en su supuesta buena estrella, tomemos realmente las riendas de nuestra vida y “hagamos”.

Y hacer siempre significa avanzar. Sí, aunque a veces lo que hagamos no dé resultado o fracasemos.

El fracaso es siempre un buen aprendizaje. Muy necesario y gratificante cuando lo entendemos bien. La vida es un proceso y los éxitos y fracasos se suceden inevitablemente.

Fracasar y seguir adelante es un buen indicativo de que la persona tiene los recursos necesarios para no rendirse, para volver a probar. Significa también no tener miedo, no dejarse llevar por el dramatismo y por el qué dirán y sentirse dueño de su propia vida.

En definitiva, el fracaso nos da la pista de la validez de la persona. Lejos de ser un estigma es el indicativo del coraje personal y de la consciencia de la propia vida.

Por eso, es un buen ejercicio personal dejar de quejarse o de mirar al otro, centrarse en uno mismo aceptando lo que tengo y soy y, a partir de ahí, empezar a cambiar.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...