ANALITYCS

domingo, 26 de noviembre de 2017

SITUACIONES DIFÍCILES


Todos pasamos por situaciones en la vida o por etapas, extremadamente difíciles. Nos quedamos solos, tenemos problemas económicos, perdemos el trabajo o perdemos a un ser querido. 

Cada situación es diferente y unas pueden parecernos más graves que otras, pero en casi todas los sentimientos que tenemos son de desesperanza, de que no es justa la vida y de que el sufrimiento parece haberse cebado con nosotros.

Pero en muchas ocasiones perdemos la perspectiva y vemos las cosas más negras de lo que realmente son. Es como si nos echáramos encima todo tipo de penalidades y problemas, algunos de los cuales todavía no han sucedido.

Conviene preguntarse en esos momentos sobre qué es lo peor que podía realmente pasarnos. Con demasiada frecuencia exageramos las cosas.

Sin duda, pueden ocurrir cosas graves, pero aun así y todo, no será el fin del mundo. 

Tomar distancia ayuda a resolver y seguir avanzando en vez de dejarnos aplastar por anticipaciones de situaciones o penalidades que todavía no han sucedido.

Cuando las cosas sean malas podremos sobrellevarlas mejor pensando en qué estamos aprendiendo de esa situación negativa, y qué parte de provecho vamos a sacar de ello. 

Además, debemos de dejar de autocompadecernos y de estar pendientes de nosotros mismos. Esto no hace más que agudizar el problema, y generalmente nos paraliza. 

No hay peor cosa que estar diciéndose a uno mismo que no puede,  que es el ser más desgraciado de la Tierra. 


La autocompasión y el lenguaje negativo le anclan en el malestar.

No se trata de no llorar o de no estar preocupado, sino dar a las preocupaciones el tiempo justo en nuestra mente para que podamos resolverlas y a nuestra lágrimas la suficiente contención para que nos dejen seguir viendo la vida como lo que es, una oportunidad de disfrute y de sentirse bien.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...