ANALITYCS

domingo, 29 de enero de 2023

DESHACERSE DEL LASTRE

Imagen. Pixabay

Albert Ellis defendía la idea de que son nuestros pensamientos los que crean nuestras emociones.

Son los pensamientos los que hacen que interpretemos los estímulos externos que nos acontecen, por lo tanto, para cambiar nuestras emociones lo primero que tenemos que conseguir es ser conscientes de nuestros pensamientos, y en concreto de los pensamientos que tenemos cuando nos encontramos mal, con emociones negativas.

Daniel Goleman, el padre de la inteligencia emocional, sostiene también que nosotros escogemos las emociones que sentimos. Por lo tanto, cambiando nuestros pensamientos, cambiamos también nuestras emociones.

Lo primero que tendremos que hacer es darnos cuenta con claridad de cómo interpretamos los hechos o situaciones que nos acontecen y cómo la emoción que sentimos se deriva directamente de esa manera de interpretar lo que nos sucede.

Fíjese que es frecuente que cuando recordamos tal situación o a tal persona nos sintamos tristes o molestos o mal… y, en realidad, no está ocurriendo nada, sino que es mi pensamiento el que me hace sentir mal o provocar una emoción negativa.

Por lo tanto, eliminar las emociones negativas, para librarse del lastre, es un paso importantísimo para crecer interiormente.

Pero recuerde que librarse de ese lastre pasa indefectiblemente por ser consciente de sus pensamientos y por observar los hechos, adecuando los pensamientos, para eliminar el malestar.

domingo, 22 de enero de 2023

DESDRAMATIZAR


Anticiparse mentalmente a problemas supuestos que nos pueden suceder, y dramatizarlos, conduce inevitablemente a sentir ansiedad. De hecho, de todos los errores de pensamiento que cometemos las personas mentalmente, uno de los peores es la dramatización.

Puede que hayamos tenido un problema o que tengamos que enfrentarnos a una situación difícil, pero es el nivel de dramatización que desarrollamos, es decir la actitud más o menos tremendista que tomamos ante una determinada circunstancia, la que va a hacer que nos generemos una serenidad necesaria para resolver el problema o una ansiedad que nos desborda y paraliza, impidiéndonos resolver y actuar.

Dramatizamos en exceso, por ejemplo, cuando pensamos constantemente que los otros están pensando mal de mí, también cuando anticipamos que tal o cual reunión será terrible y nos veremos superados por ella; dramatizamos cuando vamos conduciendo y ante la inhabilidad de otro, empezamos a vociferar en el coche y a gritar como si se tratara de un asunto de vida o muerte. Dramatizamos también cuando el médico nos dice que nos va a hacer unas pruebas e inmediatamente pensamos que tenemos una enfermedad de la que moriremos casi instantáneamente, a pesar de que no tenemos todavía ningún diagnóstico.

Y así nos acostumbramos a hábitos de pensamiento tremendamente negativos que nos quitan mucha tranquilidad en nuestro día a día.

Pensar mal genera sufrimiento y, además, pocas veces se acierta. Cuántas veces hemos temido cosas que nunca han sucedido.

Pasarse la vida anticipando negativamente, y dramatizando, nos resta bienestar diario y nos genera un poso interior de ansiedad e insatisfacción, en el que los días se tornan grises y la vida se vuelve opaca, malviviendo no pocas veces.


domingo, 15 de enero de 2023

PARA OBTENER DIFERENTES RESULTADOS



Imagen: Pixabay

Queremos que las cosas cambien, que nos sucedan cosas distintas, pero seguimos llevando a cabo los mismos comportamientos, los mismos hábitos. los mismos quehaceres… y así, es imposible.

Si seguimos haciendo lo mismo y nos quedamos en la queja de la rutina, no podemos pretender que nuestra vida cambie de rumbo y mucho menos que nos sucedan cosas nuevas.

Para lograr resultados diferentes es indudable que hay que hacer cosas diferentes.

No es “esperaré a sentirme mejor, y luego ya haré otras cosas” sino “voy a empezar a hacer cosas diferentes y, sin duda, me sentiré mejor”.

Por lo tanto, todo se inicia en los pensamientos y en la acción que debe surgir de estos. Los pensamientos son tan importantes que acabamos convirtiéndonos en lo que hemos pensado. Y acabamos por hacer las cosas que estamos también pensando. Por lo tanto, debemos tener claro que cada cambio y cada progreso se inician con cambios en nuestros pensamientos.

Hay muchas personas que siguen haciendo lo mismo y esperando que ocurra algo distinto. Sueñan con golpes de suerte, o con la conjugación de los astros, sin darse cuenta de que todo es mucho más sencillo y mejor. Porque realmente depende de uno mismo.

Esa es la gran baza que tenemos como seres humanos.

Hay que atreverse a salir de la zona de confort, de la queja permanente y de la inacción.

Si realmente quiere dar un giro a su vida, piense qué puede hacer, qué cambios va a llevar a cabo y atrévase.


domingo, 8 de enero de 2023

PIENSA BIEN Y ACERTARÁS


Imagen: Pixabay

Vivimos en la sociedad de la opulencia y del nihilismo. Todo se quiere para ya y toleramos mal las frustraciones. Y así, a pesar de vivir en una época donde se han producido grandes avances en medicina, igualdad social, descubrimientos científicos y tecnológicos… las personas siguen sufriendo mentalmente, buscando la felicidad porque nada de todo eso parece satisfacer lo suficiente.

Las quejas permanentes son algo habitual en muchas personas, la ansiedad, el estrés y el estar angustiados por supuestas catástrofes venideras provocan mucha infelicidad. De tal manera que casi nunca nos paramos a pensar en qué es lo que en realidad necesitamos para ser felices.

En realidad, lo que de verdad nos hace dueños de la felicidad es ser capaces de pensar bien, de sentirnos serenos y tranquilos, a pesar de los inconvenientes de la vida. Se trata de tener la actitud de vivir cada día dando valor a lo que en realidad importa.

Para ello es importante:

  • Dejar de pensar en el pasado, intentando eliminar la nostalgia propia de esta actitud y, en cambio, centrarnos en el presente.

  • Valorar, por lo tanto, el aquí y ahora, sin anticipaciones catastrofistas que nos llenan de ansiedad.

  • Para esto es importante echar fuera de su mente la pregunta de "¿y si…?", porque, siempre, lo que sigue a continuación es todo un conjunto de de alarmismos y preocupaciones que casi nunca ocurren y que, mientras tanto, nos ahogan en la angustia.

  • Actúe, haga cosas, cambie de verdad lo que quiere cambiar. Comprométase con su vida.

  • No diga “no puedo”; no es verdad; si quiere, puede.

  • Toda la fuerza está en sus pensamientos; usted los dirige: céntrese mentalmente en pensar bien. Ponga a su cerebro a trabajar.

  • Implíquese en su vida, no se deje arrastrar por las circunstancias y decida lo que usted quiere decidir. Ahí reside su fuerza: es usted el que decide qué actitud tomar ante tal o cual circunstancia.

  • Deje de pensar en lo que debería haber sido y mire de frente lo que es y, a continuación, actué.

  • Valore al final del día cómo ha sido su jornada y mire cómo se ha sentido. Valore sus aciertos y contemple sus errores como una oportunidad de aprender.


domingo, 1 de enero de 2023

UN NUEVO AÑO



Imagen: Pixabay

Acabamos de inaugurar un nuevo año. 

Entre la nostalgia de los días pasados y cierta melancolía de ver cómo la vida va pasando, reflexiono sobre todas las personas que tengo la suerte de conocer a través de mi trabajo y de aprender tanto de ellas.

Veo a través de sus ojos lo difícil que es la vida para todos, los momentos malos a los que tenemos que enfrentarnos, las pérdidas que padecemos y las decepciones que nos llevan a desconfiar de los demás y a cuestionarnos, en ocasiones, si merece la pena tanto luchar… y es a través de ellos mismos cuando obtengo la respuesta siempre afirmativa.

No hay día que no aprenda que el ser humano es capaz de lo mejor. De levantarse y seguir adelante una y otra vez a pesar de las tristezas y decepciones. De que cuando el dolor oprime fuertemente nuestro corazón somos capaces de, sin embargo, seguir adelante y sobreponernos.

A pesar de los engaños, de la desconfianza y de las frustraciones, no debemos perder nunca la esperanza.

Esa esperanza que nos empuja a seguir adelante y a volver a recuperar el gusto por vivir. Esa misma esperanza que nos hace levantarnos cada día y seguir intentándolo.

Pienso que mis pacientes me enseñan lo difícil que es vivir y, al mismo tiempo, lo mucho que son capaces de hacer con su tenacidad y su alegría.

A todos ellos/as a quienes tanto debo y de quienes tanto aprendo, les deseo lo mejor para este nuevo año. A todos ellos que me muestran en su corazón las mismas alegrías y tristezas que tengo en el mío.

Feliz Año nuevo




domingo, 25 de diciembre de 2022

BUENA VOLUNTAD



Imagen. Geralt en Pixabay

Hoy en día se habla mucho del pensamiento positivo y se alude a él cada dos por tres. Sin embargo, pienso que no deja de ser un concepto algo antiguo que lleva con nosotros desde hace mucho tiempo.

Al final, no es más que buena voluntad para enfrentarse al día a día, a nuestro día a día, con una actitud buena, calmada y serena.

Una buena voluntad a la hora de relacionarnos con los demás, que hace que nuestros intercambios sociales sean más ajustados y mejores.

Una buena voluntad para atrevernos a hacer las cosas, aunque nos causen miedo o no nos gusten, porque vemos en la acción la capacidad de adaptarnos y de enfrentarnos a todo. Con la esperanza de aprender de todos y de todo aquello que hacemos en nuestra vida.

La buena voluntad que nos lleva a demostrar gratitud por todo lo que tenemos y también por lo que hemos perdido, y a quienes se fueron, pero tuvimos la suerte de conocer y disfrutar.

Esta buena voluntad es la que nos impulsa cada día, y especialmente en los tiempos actuales, a enfrentar los inconvenientes cotidianos con buen ánimo y nos va dejando un poso de resiliencia para poder afrontar aquellas adversidades que nos toquen.

La buena voluntad que nos lleva a no juzgar al prójimo, a no hacer juicios de valor acerca de los demás, a ser compasivos en nuestras acciones y juicios, y que nos lleva a conectar con el otro en una corriente de empatía que nos hace más humanos.

Una buena voluntad que, cuando nos la aplicamos a nosotros mismos, nos lleva a no condenarnos por nuestros errores, sino a sabernos imperfectos y, por lo tanto, cada día más humanos.

Estamos en tiempo de Navidad y es frecuente oír referencias a la buena voluntad.

Ojalá que la tuviéramos presente todos los meses del año y no solamente en este mes de diciembre.

De cualquier manera, ejercitar esa buena voluntad nos hace mirar la vida con un enfoque mucho más tranquilo, sereno y con una satisfacción interior, que nos ilumina el corazón.




domingo, 18 de diciembre de 2022

REFLEXIÓN DE NAVIDAD




Imagen. Pixabay

Dentro de pocos días llegaremos al final del año. Otro año más que ha pasado, con dudas y desesperanzas, con errores cometidos… pero también con aciertos, alegrías, momentos agradables… y así va pasando la vida, mi vida, la suya. La de cada uno de nosotros. 

Por eso y por todo lo que vendrá, debemos pensar que: 

- La vida cierra unas puertas, pero abre otras. Siempre. Hay que estar atento para que, aquellas puertas que abre, seamos capaces de atravesarlas. 

- No nos olvidemos de los que están solos, ancianos, y ven acercarse el último tramo de su vida. Prestémosles la atención y démosles el cariño, y la paciencia, que merecen. 

 - Elija para el nuevo año practicar mentalmente la paz. Cambiando aquello que no nos atrevemos a cambiar y venciendo el miedo y las resistencias a probar cosas nuevas y a mostrar hacia el otro compasión y buen trato. 

- Hay que ser conscientes de que, como pasemos cada día, así será en realidad nuestra vida. Así que hay que insistir con uno mismo para tener una buena jornada. 

- Es bueno que elija una palabra que le dé paz y acordarse de ella a lo largo del día. Para mí, la palabra es serenidad, porque representa esa paz interior que también se transmite hacia fuera. 

- Hay que alejarse de las personas toxicas y egoístas. Apártelas de su camino. 

- Debemos aceptar lo que no nos gusta: las críticas, los errores y los fallos. Pero sin culparnos, sino entendiendo que la vida es un proceso de aprendizaje y que las personas estamos continuamente en progresión.

- Debemos ser agradecidos, a la vida, a las personas que nos quieren y nos lo demuestran. 

- Tenemos que recordar, como dice un proverbio árabe, que "lo pasado, ha huido; lo que esperas, está ausente; y solamente el presente es tuyo”. Y por lo tanto, hay que vivirlo.

Feliz Navidad




domingo, 11 de diciembre de 2022

MANTENER LA ESPERANZA

Imagen: Pixabay

Estamos cerca de acabar este 2022 y empezaremos otro año más de vida, experiencias, sinsabores y alegrías.

Otro año en que sentiremos tristezas, emociones de rabia y decepción, también de serenidad, y viviremos momentos de paz y otros de zozobra.

Alguien me contará que le rompieron el corazón y le diré que de esa manera su corazón se hará más fuerte para soportar otros sinsabores y que estará preparado para esperar a la próxima persona que le hará feliz. Y que sin duda aparecerá.

Alguien me contará que ha perdido su trabajo y que le angustia su situación y pensaremos que eso le permitirá pensar en nuevas oportunidades que, aunque no fáciles, se le ofrecen.

Alguien me dirá que está decepcionado, porque la persona en la que confiaba le ha traicionado y no es tan buen compañero o amigo como esperaba. Y le diré que tenga esperanza, que a lo largo de la vida vamos dejando en el camino a personas que nos acompañaron un trecho, y a quienes acompañamos, y luego perdimos por diferentes  motivos. 

Alguien me dirá que está triste porque perdió a quien quería por enfermedad, y le animaré a luchar y a que recuerde a la persona ausente con la misma fuerza y amor como cuando estaba con él o ella.

Todas estas personas me enseñarán la capacidad increíble que tiene el ser humano de sobreponerse a las tristezas, a las pérdidas y a las adversidades. Y me reconfortará de nuevo ver, darme cuenta, de que todos cambiamos si nos lo proponemos y que la gratitud a la vida y a la gente buena que nos rodea es una corriente positiva de bienestar y paz.

No sé si lo mejor está por llegar, pero intentaremos con nuestra actitud que todo lo bueno del día a día no nos pase desapercibido y lo sepamos disfrutar un año más. 

Feliz Navidad a todos. 

Gracias.



domingo, 27 de noviembre de 2022

AUTOESTIMA

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Hay personas especialmente críticas que pasan gran parte de su vida fijándose en los errores de los demás. Son personas con un carácter agrio, negativo, que en sus comentarios y también en sus gestos denotan una amargura a veces profunda.

Generalmente, cuando estamos con ellas nos provocan malestar, porque su actitud es la queja continua, la crítica injustificada, nunca parecen estar contentos.

Son personas que parece que se nutren viendo los errores e imperfecciones de los demás. Y realmente es así: lo que va mal a los otros, les hace sentirse a ellos mejores, por encima de los demás, sintiéndose mejor que el otro.

Aparentan una compasión y empatía que no sienten y aunque verbalmente añadan supuestas palabras de entendimiento y apoyo, se sienten por encima de los demás, como si las personas que han sufrido una desgracia o se encuentran en un momento delicado de su vida, merecieran los infortunios que ellos nunca padecen, por su buen hacer y su, supuesta, rectitud y acierto a la hora de llevar su vida.

Este tipo de personas necesitan para sobrevivir emocionalmente de las desgracias ajenas, porque viéndolas sienten que son superiores y creen que como a ellos no les ocurren eso es indicativo de su superioridad.

Son personas que, a pesar de esa aparente seguridad y confianza en sí mismos, de la que alardean, tienen una autoestima endeble y vacía.

Buscar el reconocimiento propio destacando los errores de los demás, es tan nocivo como falso. 

Porque el verdadero reconocimiento y la verdadera autoestima, la sana, es la que nace siempre de la empatía con el otro, de saberse humano y por lo tanto falible, y de considerar al otro como alguien que, como uno mismo, lucha cada día por sobrevivir y salir adelante.

Esa creencia que se enraíza en valores éticos profundos, es una de las claves de la buena autoestima.

Una autoestima sincera que se solidariza profundamente con cualquier ser humano.

Una autoestima que nos dice que los errores nos hacen fuertes, más sabios y, sobre todo, mejores personas.


domingo, 20 de noviembre de 2022

BUENA VOLUNTAD

Imagen de Pexels en Pixabay

No hay soledad o sufrimiento mayor que aquel que se deriva de no tener la posibilidad de elegir.

Aquellas cosas que tenemos cotidianamente o conductas que podemos llevar a cabo, muchas personas no pueden ni plantearse poder optar a ellas.

No importar a nadie, que nadie se interese por ti, no sentirse amado o que nadie se preocupe por cómo te va la vida… nada hay más doloroso que no haberse nunca sentido amado.

La madre Teresa de Calcuta insistía en esto cuando hablaba y le preguntaban por qué dedicaba su vida a los más desfavorecidos. Sostenía que le parecía la peor de las condenas, el sentir que nadie te ama o que no importas a alguien.

Si a esto se une que muchas veces es difícil salir de estas situaciones y que por supuesto nadie elige estar en ellas, podemos pensar que el sufrimiento se hará insoportable.

Por eso, aunque es muy loable y hay que valorar a las personas que marchan a países lejanos solidariamente a ayudar a otros, también es importante valorar a las personas que tenemos cerca y que nos hacen la vida más agradable o que, simplemente, muestran con sus actitudes una manera de ser solidaria y amable.

Seres queridos, vecinos, amigos que nos hacen sentir que no estamos solos y que nos hacen sentir que importamos a alguien.

Hay que tener buena voluntad para levantarse cada día pensando en el prójimo y en cómo hacer más agradable la vida a los demás; buena voluntad para ser amable y tener un talante amistoso con el otro. Buena voluntad con uno mismo para, a pesar de las tristezas y pérdidas que experimentamos a lo largo de la vida, a pesar del dolor de las mismas, seguir adelante, sabiéndonos privilegiados por haber compartido el amor de los que perdimos y que como una energía imparable que recibimos, procuramos seguir dando a los demás.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...