ANALITYCS

domingo, 15 de septiembre de 2019

COMUNICARSE MEJOR

Imagen de shell_ghostcage en Pixabay

Comunicarse no es simplemente hablar.

Creemos equivocadamente que las palabras se las lleva el viento y no es así.

En ocasiones se convierten en dardos envenenados que hacen mucho daño y que permanecen en la mente de la persona herida a veces toda la vida.

Comunicarse exige que tengamos al otro en cuenta. Decir o exponer lo que siento o pienso, pero siendo siempre asertivos.

Es decir, no agredir o ponerme a la defensiva, que lleva inevitablemente a que la comunicación se corte.

O permanecer pasivo sin decir nada ante lo que el otro me está diciendo, que conlleva siempre dosis de ansiedad alta porque no nos atrevemos a defender lo que queremos decir con las palabras, generándonos gran frustración y malestar interno.

Para comunicarse bien hay que pensar bien en lo que vamos a decir, y eso supone también pensar en las consecuencias que van a tener mis palabras. Reflexionar y no dejarse llevar por el primer impulso es un ejercicio necesario, que da madurez y consistencia a lo que decimos.

Hay que partir siempre del respeto profundo al otro. De darse cuenta de algo, en principio obvio, pero que se olvida demasiadas veces.

Que el otro, el que está enfrente es un ser humano que libra sus propias batallas, con sus tristezas y problemas y desde ahí, desde ese punto, intentar no ofender, ni herir.

Defender mi postura y explicar mis argumentos partiendo de ese respeto, pero exigiendo también que el otro respete. Es decir, que si yo intento hablar y la otra persona me corta, se burla, pone gestos despectivos, ahí deberíamos cortar la comunicación. Argumentar en ese momento que ante esa falta de respeto no voy a malgastar mi tiempo, ni mis argumentos, en hablar con alguien que no está en el mismo nivel.

Sí, sé que puede parecer presuntuoso, pero es así.

Para que la comunicación sea eficaz, hay que estar en el mismo nivel.

Y no me refiero al nivel intelectual o académico sino simplemente al más básico y sencillo: el del respeto. El de ver al otro como el ser humano que es. Aunque no me guste o no esté de acuerdo con lo que argumenta, que siempre merece la consideración y escucha que todos debemos tener ante un semejante.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...