ANALITYCS

domingo, 22 de mayo de 2016

LA BUENA VIDA

No hay objetivo más importante en la vida que conseguir la serenidad interior.

Con frecuencia, nos decimos: “si trabajo más duramente, podré acceder a tal o cual cosa que quiero poseer” o “debo de estar siempre alerta, porque esta vida es como la selva y en cualquier momento me encontraré a alguien que intentará aprovecharse de mí”…

La desconfianza tiñe a menudo nuestro día a día, con dosis de estrés y de tensión que hacen que los días se conviertan en una especie de competición o lucha diaria, que se vive con mucho desagrado.

Vivir en la abundancia, acosados por preocupaciones, recelos y dudas, no merece realmente la pena.

Realmente, progresar en la vida supone liberarse de la confusión interna que muchas veces padecemos.

Para ello, hay que centrarse bien en el objetivo de querer pasar cada día con una mayor serenidad y paz interior.

Hay que intentar empezar por autocontrolarse e intentar dar importancia en el día a día a las cosas que realmente la tienen.

Hacer frente con calma a los inconvenientes diario, nos proporciona un poso de serenidad interior que será la que nos hará enfrentarnos a adversidades con una mayor fuerza y resiliencia.

No es necesario enfadarse o agobiarse por las cosas que no nos atañen y mucho menos aún por aquellas que todavía no han ocurrido.

La anticipación negativa conlleva unas dosis tan altas de sufrimiento, que con frecuencia nos desbaratan, procurándonos un estado de ánimo interno muy negativo que nos deja sin fuerzas y que nos hace pasar los días como un calvario, acuciados y asustados por problemas que no han ocurrido de momento.

Por lo tanto, recuerde que una buena vida es aquella en la que la serenidad interior guía los actos y conductas externas y en la que, sabedores de la finitud de la vida, nos centramos en el aquí y ahora, sin esperar del mañana más que una mayor tranquilidad.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...