ANALITYCS

domingo, 17 de junio de 2018

¿QUÉ TE FALTA PARA SER LA PERSONA QUE QUIERES SER?


Después de una larga jornada laboral, E. volvió a su casa derrotada por los inconvenientes del día y cansada físicamente. Como no estaba de humor, picoteó sin control y se metió en la cama sin apenas intercambiar palabras con su familia y pensando que la vida era una gran estafa en la que no había tiempo para nada… para comenzar a la mañana siguiente en esa rutina asfixiante que le hacía pensar que su vida no merecía la pena, envidiando la alegría que los demás tenían o la vida que llevaban.

Después de una larga jornada laboral, M. se cruzó en el ascensor con E. a la que miró de reojo pensando en el buen aspecto que tenía, y en lo alegre y sonriente que parecía estar siempre. Envidiaba a su familia que parecía feliz y echaba de menos no tener una igual, alguien con quien hablar y compartir sus días… no encontrarse solo, como se sentía, porque no había conseguido ese gran amor que E. parecía tener en su pareja.

Ni E. ni M. se paraban a pensar en que, en lugar de mirar al otro envidiando o anhelando la vida perfecta que parece tener, debían hacer el ejercicio de mirarse a ellos mismos para preguntarse qué va mal o qué quieren cambiar si se sienten mal.

Los dos se olvidaban de que tienen  una fuerza poderosa, que es su propia mente y la capacidad por lo tanto de ser lo que se propongan. Esa fuerza poderosa de la mente que tenemos todos los seres humanos.

Dependerá de cada uno el usarla o no. Podemos pensar en que lo tenemos todo y en que valoramos lo que tenemos, para disfrutarlo, o podemos empecinarnos en echar de menos lo que no tenemos, lo que no hemos conseguido o lo que hemos perdido, encasquillándonos en esos pensamientos que conducen directamente al malestar.

No depende de los acontecimientos, sino de la interpretación que hacemos de las cosas que nos suceden, el que nos sintamos mejor o peor.

Por lo tanto, sabido y comprobado que esto es así y que la fuerza reside en nuestra mente y en la actitud que tomamos ante nuestra vida, es fácil llegar a entender que podemos ser lo que queramos ser, disfrutar de lo que tenemos, en un proceso de aceptación de la vida en el que los diversos avatares y frustraciones no son derrotas, sino algo consustancial al hecho de estar vivos.

No depende de la suerte, ni del aspecto, ni de otros factores externos, sino de la fuerza interior que nos da nuestra propia mente que simplemente tenemos que poner a nuestro servicio.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...