ANALITYCS

domingo, 26 de enero de 2020

TENER PAREJA Y CUIDARSE

Imagen de Free-Photos en Pixabay

“Teníamos que tener cada uno nuestro propio espacio… pero tanto era ese espacio, que al final lo que no tuvimos es espacio y atención para nosotros”.

No es infrecuente ver a parejas que una vez pasada esa primera fase de enamoramiento y conquista del uno al otro, empiezan una convivencia empeñados en seguir llevando cada uno su vida anterior.

Siguen con actividades y amistades de manera individual, viajan con amigos e incluso si tienen hijos se turnan en su atención, para seguir saliendo o hacen actividades que antes hacían por separado.

Con lo que muchas veces lo que se va perdiendo es la vida familiar por una parte, en el caso que haya hijos, y la propia vida de pareja, que se descuida.

Se convierte la pareja en un acompañante de vida, no en un compañero/a.

Se comparten gastos y apenas un poco de tiempo común, se descuida la atención al otro y la comunicación con el otro, y se empeñan en seguir llevando la vida de amigos y actividades como si estuviesen solos.

Muy pocas veces se consigue el equilibrio perfecto de compartir y tener ese espacio propio que tantas veces oímos que es necesario. Irremediablemente, la pareja se distancia, se pierde el amor, en tantas actividades y planes no comunes, y en vez de un compañero de vida se acaba teniendo un compañero de piso con el que compartir gastos.

Tener una pareja es otra cosa.

Es conectar con el otro y hacer que esa conexión se vaya modulando y acrecentando día a día. Es poder hacer planes juntos y disfrutarlos, lo que no es incompatible con quedar con amigos o con hacer planes cada uno por su lado.

Es preocuparse por el bienestar del otro, priorizando cultivar la comunicación con el otro, la atención al otro y el amor y el respeto hacia el otro.

Si, además, se tienen hijos, es hacer vida de familia, estar juntos para transmitir valores, ideas, actitudes y afecto.

Vincularse con el otro y con los hijos exige esfuerzo, afecto, paciencia y tiempo.

Si ese tiempo no lo empleamos bien, la pareja se resiente y acaba por romperse, porque el vínculo es tan frágil, que ante cualquier problema, adversidad o descuido, desaparece y se acaba en separación.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...