ANALITYCS

domingo, 17 de febrero de 2013

VIVIR CON INCERTIDUMBRE

Las personas vivimos a veces con la falsa idea de que lo tenemos todo controlado. Es más, el miedo a perder el control es uno de los miedos más habituales que padecemos.
El improvisar o el que los planes que teníamos hechos cambien de repente, nos hace sentir mal y es fuente de ansiedad en muchas ocasiones.
Sin embargo, nada es más cierto que la vida es impredecible y que en este momento estoy escribiendo estas líneas, líneas que espero seguir escribiendo mañana, pero ¿qué certeza tengo de que será así? Realmente, ninguna.
Derivado de la necesidad de controlarlo todo está el saber qué va a pasar mañana. De tal manera que, en muchas ocasiones, adelantamos mentalmente todo tipo de acontecimientos negativos o catástrofes que luego finalmente nunca ocurren. Hay personas que me dicen “pero, es mejor pensar en negativo y así nos adelantamos a las desgracias futuras, y así estamos más preparados”. Pero ¿realmente es así? ¿Alguien cree que, por imaginárselas, se está más preparado para cuando ocurran? Otra cosa muy diferente es que, una vez que sucedan, haya que sacar fuerzas, resistir y enfrentarse a ellas. Pero cuando suceden de verdad.
De nada vale estar adelantándose mentalmente a posibles problemas, porque eso genera un gran estrés y entristece nuestro ánimo.
La verdad, cierta, real, es que no sabemos qué va a suceder.
La vida es impredecible y, súbitamente, cambia.
Muchas veces hacemos montañas de supuestos acontecimientos que luego nunca suceden.
Así que, para vivir con serenidad, lo mejor es plantearse el día a día, el presente, que realmente es lo que tenemos.
Nuestra vida es algo dinámico, que controlamos en una parte, pero hay otra que no y hay que dejar que fluya, con sus cosas buenas y no tan buenas, porque en eso consiste realmente vivir.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...