ANALITYCS

domingo, 3 de marzo de 2013

TEMOR AL FUTURO

Temer al futuro es algo bastante frecuente.
¿Quién no ha dejado de preguntarse: “¿Y si…?”, añadiendo en los puntos suspensivos todo tipo de calamidades: me despiden del trabajo, pierdo a mi pareja, enfermo…y así una lista interminable. Tantos miedos y temores, casi como personas hay en este planeta. Lo que a unos nos causa miedo, a otros les resulta indiferente.
El miedo al futuro es muy frecuente porque las personas vivimos con la falsa creencia de tener todo controlado y una de las cosas que no tenemos controlado es el porvenir, lo que provoca un miedo anticipatorio que nos genera mucha ansiedad.
Sin embargo, huir de nuestros miedos o dejarse “comer” por ellos, rumiándolos o anticipándonos, no es más que darles más fuerza, cuando, enfrentarse a ellos racionalmente supone siempre el dominarlos.
Párese a pensar y verá que, en sus pensamientos, estos miedos anticipatorios están siempre presentes.
Estudios neuropsicológicos llevados a cabo en Estados Unidos, nos dicen que la preocupación y el pensar de manera anticipatoria negativamente se nos graba en el cerebro, de tal manera que lo que tememos creemos que va a pasar de verdad.
Para conseguir que nuestro cerebro deje de pensar así, debemos fijarnos en lo que está pasando aquí y ahora.
Si nos preocupamos más por el presente, que en realidad es lo que tenemos, y dejamos de dar vueltas a ese futuro a veces catastrófico que creemos que va a llegar, nos sentiremos inmediatamente mejor, porque conseguimos romper el círculo negativo en el que nos metemos: pienso mal, luego… me siento mal.
Si nos centramos en el presente de manera positiva, nos libramos de ese miedo anticipatorio; si, además, luchamos y trabajamos por vivir nuestro día a día con serenidad y no sufriendo por nimiedades, tenemos garantizada una vida mejor.
Ya decía Séneca que una de las rémoras de la vida es esperar el mañana y perder el día de hoy.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...