ANALITYCS

domingo, 6 de diciembre de 2015

EQUIVOCARSE ES INEVITABLE; INTENTARLO DE NUEVO, IMPRESCINDIBLE

El camino de la vida está lleno de dificultades y el camino del crecimiento personal, también. Es evidente que todo el mundo tenemos altibajos, lo mismo que otros días en los que nos sentimos pletóricos. Quien presume de tener un estado de ánimo siempre bueno, no dice la verdad.
Lo normal es que nuestro ánimo fluctué, con variaciones ligeras, pero que nos hacen sentir y decir que no todos los días son iguales, ni todos son buenos.
La vida no es una línea recta. Hay altibajos, curvas y avanzamos, retrocedemos o, a veces, caminamos de lado.
Cuando avanzamos, lo normal es que tropecemos y nos detengamos o caigamos.
Ese es el ritmo normal de ascenso, entendido como mejora personal, que no debe nunca hacernos caer en el desánimo. Tenemos que entender que es así, en realidad, la regla, ascender, caminar y tropezar, frustrarnos y retroceder… para, inevitablemente, seguir adelante.
Por eso, el reto no es no tropezar o evitar el fracaso, sino estar seguros de que, a pesar del tropiezo o del fracaso, seguiremos adelante con nuevos objetivos, matizando y cambiando lo que haya que cambiar, pero continuando.
Imagínese que tiene un resorte en la espalda que, a pesar de que en un momento dado la adversidad le derribe, dicho resorte le hace ponerse en pie, casi inmediatamente, para continuar adelante...
Tomarse un tiempo para recuperarse, analizar lo ocurrido, y seguir. Con ánimos renovados y la firme determinación que en esto consiste vivir.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...