ANALITYCS

domingo, 29 de enero de 2017

PENSAR SERENAMENTE


La serenidad no es estar siempre en un estado de gracia en el que las cosas y acontecimientos no nos afecten.

La serenidad no es evitar las tormentas que sacuden nuestra vida y que nos entristecen y nos llevan en ocasiones a la desesperación.

Aquel que es sereno es el que es capaz de, en medio de la tormenta y a pesar de los sinsabores y frustraciones, recuperar la calma, de evitar que ese inconveniente o esa decepción le ahoguen. Aunque no pueda evitar el sufrimiento causado por el otro o por la situación que le toca vivir es capaz de recuperarse y de seguir con sus proyectos e ilusiones.

Pensar con serenidad supone la intención mental de que nada te derribe y de que a pesar de los pesares siempre merece la pena seguir.

No hay un receta mágica paras ser una persona serena, simplemente es intentar pensar así, aplicarlo y aplicarse cada día para conseguirlo.

La clave está en la práctica, en no olvidarnos de que nuestra vida no es los acontecimiento que van sucediendo a lo largo de ella sino, realmente, la actitud que nosotros vamos a ir tomando acerca de eso que nos ocurre. Porque va a ser nuestra actitud la que irá conformando nuestra existencia e irá perfilando nuestra manera de ser.

Como si de un trabajo artesanal se tratara, seremos lo que vamos pensando a lo largo de nuestra vida acerca de esas situaciones que se nos van presentando en el día a día. Será nuestra actitud la que forme nuestra personalidad.

Y así, convertirse en una persona serena supone, simplemente, querer serlo e ir practicando todos los días. Para ello, primero, tendremos que asumir aquello que no podemos cambiar y luego desdramatizarlo e intentar sacar lo bueno de lo malo. Y si no lo encontramos, al menos decidir qué vamos a hacer y qué actitud tomaremos ante esa situación o persona.

Pensar serenamente supone un paz interior y estar en paz con lo que nos rodea. No se trata de dejarnos avasallar ni de ofrecer la otra mejilla cuando ya nos han hecho daño sino de tomar la distancia que queremos tomar, actuar de acuerdo a lo que queremos hacer y acordarse de que en la tempestad uno puede manejarse bien.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...