ANALITYCS

domingo, 26 de agosto de 2018

RECUPERARSE DE UNA RELACIÓN AMOROSA


Cuando una relación amorosa se acaba, el sentimiento de pérdida nos duele profundamente.

Tanto, que muchas veces resulta difícil “desengancharse” de la misma y se genera una dependencia negativa en la que pensamos equivocadamente, manteniéndonos mentalmente en una contínua esperanza falsa de que las cosas podrán cambiar y volverán a ser como antes, atrapándonos en un círculo vicioso que genera una gran angustia.

Cuando nos dejan y nos dicen que no quieren continuar con la relación o nos damos cuenta de que somos nosotros los que debemos dejarlo, porque la relación es tóxica y nos hace sufrir, parece que la vida se enfoca, única y exclusivamente, en esa persona, a la que nos aferramos interpretando mal conductas y manteniendo la esperanza mágica de que todo volverá a ser como antes.

Para ayudarse uno mismo a salir de esa relación, bien porque la otra parte no quiere continuar o porque nosotros mismos nos damos cuenta de que es una relación que nos hace sufrir (como la relación, por ejemplo, intermitente, de ahora sí, ahora no, o dicho de otra manera, sin compromiso) es conveniente seguir las siguientes pautas:

. Ponga el foco de atención en usted, no en el otro, sino en lo que tiene que hacer para recuperar su bienestar. Es usted el importante, no él o ella.

. Bloqueé todo contacto telefónico, correos, redes sociales... el refrán de “ojos que no ven, corazón que no siente”, es bien cierto. Así que, cuanto menos contacto tenga con esta persona, mejor. No tema parecer brusco o descortés. Necesita recuperarse y, para eso, tiene que protegerse.

. No deje que los demás le hablen de él o ella, y evite estar usted mismo hablando de él/ella. Oblíguese a dejar de “rumiar” lo que hizo o dejó de hacer, lo que le dijo o no dijo, etc.

. Evite ir por las mismas zonas o lugares donde sabe que se va a encontrar a su ex-pareja. Sí; tiene que modificar su vida, pero recuerde que es temporal y siempre para que sufra lo menos posible.

. Recoja en su casa cualquier objeto que le recurde a la persona. Métalo en una caja y apártelo de su vista. Si se siente con fuerza, dónelo, o al menos guarde las cosas en un rincón alejado para que no pueda verlo y le haga daño.

. Cuando le venga el pensamiento, que le vendrá muy frecuentemente, sobre él/ella, del tipo lo que hará o pensará, párelo y coja un lápiz y papel. Escriba todas las razones por las que no va a volver con una persona que no le quiere bien.

Insista consigo mismo. El pensamiento le traicionará y le hará recordar lo bueno, aquella ocasión en que fueron felices... no se deje arrastrar por él y maneje su pensamiento diciéndose las razones por las que no va a estar ni a perder el tiempo con alguien que no le quiere bien.

. No puede ser amigo de esa persona en este momento.

No tenga pensamientos de “podemos quedar para tomar un café o saber de tu vida”. Si él /ella se lo propone, no acceda.

En este momento, con su angustia y malestar, lo unico que conseguirá es que éstos aumenten si vuelve a ver a esa persona .

El contacto tiene que ser nulo, porque de la otra manera es alargar el sufrimiento.

. Piense que la vida siempre da oportunidades, es decir, se volverá usted a enamorar.

Sin duda. Encontrará a otra persona.

Pero debe darse la oportunidadd de hacerlo.

Es decir, no se trata de salir a la calle buscando urgentemente un sustituto/a, sino de cerrar la herida pensando en que continuará con su vida, aunque ahora duela. Continuará con sus actividades sociales, se abrirá a nuevas personas, y verá que cuando la vida cierra una puerta, se abren otras.

Sólo tiene usted que permitir que eso suceda.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...